EL CARREIRON

EL CARREIRON
PARTE DE MI VIDA

viernes, 6 de julio de 2012

VIVE EN MI RECUERDO_DOS



  1. 27.-  Sierra y Pambley
  2. 28.-  La llave.
  3. 29.-  Mi cartera de trapo
  4. 30.-  Trasluz errante

  

28.


La llave

Llave. Hierro frió. Indiferente.
Viaje eterno, infinito.
Guardián de amante.
Cruel. Verdugo de amores.
Viajas impasible. Indolente que paseas sin piedad
Dejando tanto amor desesperado.
Conviertes los segundos en eternidades
Llave. Hierro frió. Indiferente
Te llevas a mi amada,
La aturdes
La seduces. La apabullas.
Inductora de placeres y cantos de sirena que distraes  provocando mi locura.
Llave. Hierro frió. Indiferente
¡! Te grito, te reclamo!!
Ven a mi encuentro y frena el cabalgar desbocado de mi corazón
Pon cordura a mi mente.
Orienta mi sentido.
Aleja de mí este dolor.
Llave. Hierro frío Indiferente
Sonido hermoso.
¡Qué sintonía! ¡Qué deleite! ¡Qué dicha!
Sonata celestial. Sinfonía magistral
Embrujas tu cobijo,
Ya no resguardas, ya no proteges.
Grita su conjunción, enlace divino.
Diez mil clarines avisan de tu llegada.
Madera severa y robusta que obedece la orden  de su cerebro
Deja pasar a mi amada.
Llave. Hierro frió. Indiferente
Pasos eternos.
Tiempo de amor.
Agotador de ansiedades
Giro mi cara.
Te veo.
Ojos eternos.
Sonrisa de vida.
Felicidad.
Amor.
Divina amada


                                                                                        José luis Rodriguez Garcia



_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________






29

Mi cartera de trapo

Cantos de gallo.
Majestuoso trovador

de brillantes colores.
Plumas huidizas

de atolondrados pájaros

de perlas y paja amigos.


Perlas de lisa
y blanquecina piel

 Aljófares de fuego
 en sus entrañas

y corta vida su nidal.


Primeros Ojos 
primeras fuerzas

jirones  a las sombras
noviciado de la vida

primeras luces.

Luz y leche celestial,     

ejército de ángeles,
porteadores del paraíso.

Sonríe el sol
suspira el mar

nubes de trinos
seduce el cielo

de la hierba su espesura.

Se dibuja en el suelo
los primeros pasos.

Guerrero de la vida

uniforme de sabor
a pizarra , cartilla y pupitre.

guerrero de futuras batallas.
Sabio de mis letras

 pasajeros de mi libro
gigantescas As.

que en su tristeza
se acompañan de

la i, sonriendo a la o,
uniéndose la e y la u.

Collar de sabios
 trepan a mi mente

alegres soniquetes
de bullicio y belleza.

Imperdibles de misterio,
luces del camino.


Galas para el trabajo,
etiqueta para el camino,

pocos años para la vida.
celos y desazón en el mirar.

Paralizan mis ojos

cabases de brillantes asas.
¿Qué pasaba en mi casa

que sobre mi regazo,
en mi camino, se mecía

una cartera de trapo
que adoptaba figuras extrañas

para acomodar
una triste pizarra,

pizarrines,

 cartilla indigestada de letras
y un bocadillo?


 Turbaba  la inocencia,
 alma de niebla,

ceño fruncido.
Incipiente desengaño,

fuente de infortunio y amor .
humilde trapo.

Anhelados cabases.


Bullicio de aguas bravas.

 Aposento y cotidiano sueño.
Braman sus remolinos,

un saludo en la mañana.
Caracolas de espuma.

Cabriolas en sus olas.
escarcha con alas

besos de humedad
con su llegada.


 Le observo, le sonrío.
Desmayo en aguas noto

que de hambre
no desfallezca.

Homenaje a su sonrisa
reverencia a su grandeza

Ofrenda al paraíso,
regocijo y risa.


Desde mi atalaya
 fascinado , poseído

El espíritu del niño
toma vida y arrancándole

su cartera de trapo del regazo
la tira hacia sus fauces

 de la eterna corriente.
¡Qué premio por tanto amor¡

Qué ofrenda....



                                                             José Luis Rodríguez Garcia
_______________________________________________________________________
________________________________________________________________________

30




TRASLUZ   ERRANTE
 
Yermo y despoblado queda mi mundo.
Clamores impasibles.
Alboroto del alma a la garganta ahoga.              
Garganta herida de sollozos de
agravios excluyentes.

   Yermo y despoblado queda mi mundo.
De gala visto mi sonrisa
y de entusiasmo mis ojos.
Ojos que atienden lo mortal.
Oídos que captan la palabra
Como las polillas la luz.

   Yermo y despoblado queda mi mundo.
En breve se trueca tal esfuerzo.
Se muda el entusiasmo en
soledad e indiferencia.


   Yermo y despoblado queda mi mundo.
No hay animo,
No hay escucha
No hay atención
Si indiferencia, distancia.. hielo.

  Yermo y despoblado queda mi mundo.
Clamores y súplicas desgarradas
que quebrantan mi garganta ,
ahínco, amor, pasión, curiosidad..
No hay respuesta.. No.
Mi cuerpo, dañado por la carga de los años,
 asaltado por un juicio sospechoso,
sacudido contra peñascos y abrojos
lucidez,  talento, agudeza y  claridad

  Yermo y despoblado queda mi mundo.
Henchido, preñado, colmado de amor
 y salud el corazón conservo.
Pequeños soplos de tiempo, arrinconado
me sitúan en el borde del asiento
y precipicio de la vida.
Ya no hilvanan mis palabras tejidos
cobijo de nadie.
 Yermo y despoblado queda mi mundo.
Atiende a mi sombra indiferente
y dañino abandono.
Contemplan mis proclamas, ramajes,
hojarasca, insectos y hálitos de aire,
arcos iris, trinos, bullicios de infantes.
Cómplices de mis porfías, de mis historias.

                                                  


                                                           José Luis Rodríguez García     
  
( Una reflexión para querer, atender y respetar a nuestros mayores   )






                                                                                                                                            



No hay comentarios:

Publicar un comentario