EL CARREIRON

EL CARREIRON
PARTE DE MI VIDA

viernes, 6 de julio de 2012

VIVE EN MI RECUERDO_DOS

 

  1. 28-  la llave
  2. 29.- Mi cartera de trapo
  3. 30.- Trasluz errante
  4. 31.-Lágrimas de algodón
  5. 32.- Memoria de Nectar
  6. 33.-50 Años
  7. 34.- Vital equilibrio

  

28.


La llave

Llave. Hierro frió. Indiferente.
Viaje eterno, infinito.
Guardián de amante.
Cruel. Verdugo de amores.
Viajas impasible. Indolente que paseas sin piedad
Dejando tanto amor desesperado.
Conviertes los segundos en eternidades
Llave. Hierro frió. Indiferente
Te llevas a mi amada,
La aturdes
La seduces. La apabullas.
Inductora de placeres y cantos de sirena que distraes  provocando mi locura.
Llave. Hierro frió. Indiferente
¡! Te grito, te reclamo!!
Ven a mi encuentro y frena el cabalgar desbocado de mi corazón
Pon cordura a mi mente.
Orienta mi sentido.
Aleja de mí este dolor.
Llave. Hierro frío Indiferente
Sonido hermoso.
¡Qué sintonía! ¡Qué deleite! ¡Qué dicha!
Sonata celestial. Sinfonía magistral
Embrujas tu cobijo,
Ya no resguardas, ya no proteges.
Grita su conjunción, enlace divino.
Diez mil clarines avisan de tu llegada.
Madera severa y robusta que obedece la orden  de su cerebro
Deja pasar a mi amada.
Llave. Hierro frió. Indiferente
Pasos eternos.
Tiempo de amor.
Agotador de ansiedades
Giro mi cara.
Te veo.
Ojos eternos.
Sonrisa de vida.
Felicidad.
Amor.
Divina amada


                                                                                        José luis Rodriguez Garcia



_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________






29

Mi cartera de trapo

Cantos de gallo.
Majestuoso trovador

de brillantes colores.
Plumas huidizas

de atolondrados pájaros

de perlas y paja amigos.


Perlas de lisa
y blanquecina piel

 Aljófares de fuego
 en sus entrañas

y corta vida su nidal.


Primeros Ojos 
primeras fuerzas

jirones  a las sombras
noviciado de la vida

primeras luces.

Luz y leche celestial,     

ejército de ángeles,
porteadores del paraíso.

Sonríe el sol
suspira el mar

nubes de trinos
seduce el cielo

de la hierba su espesura.

Se dibuja en el suelo
los primeros pasos.

Guerrero de la vida

uniforme de sabor
a pizarra , cartilla y pupitre.

guerrero de futuras batallas.
Sabio de mis letras

 pasajeros de mi libro
gigantescas As.

que en su tristeza
se acompañan de

la i, sonriendo a la o,
uniéndose la e y la u.

Collar de sabios
 trepan a mi mente

alegres soniquetes
de bullicio y belleza.

Imperdibles de misterio,
luces del camino.


Galas para el trabajo,
etiqueta para el camino,

pocos años para la vida.
celos y desazón en el mirar.

Paralizan mis ojos

cabases de brillantes asas.
¿Qué pasaba en mi casa

que sobre mi regazo,
en mi camino, se mecía

una cartera de trapo
que adoptaba figuras extrañas

para acomodar
una triste pizarra,

pizarrines,

 cartilla indigestada de letras
y un bocadillo?


 Turbaba  la inocencia,
 alma de niebla,

ceño fruncido.
Incipiente desengaño,

fuente de infortunio y amor .
humilde trapo.

Anhelados cabases.


Bullicio de aguas bravas.

 Aposento y cotidiano sueño.
Braman sus remolinos,

un saludo en la mañana.
Caracolas de espuma.

Cabriolas en sus olas.
escarcha con alas

besos de humedad
con su llegada.


 Le observo, le sonrío.
Desmayo en aguas noto

que de hambre
no desfallezca.

Homenaje a su sonrisa
reverencia a su grandeza

Ofrenda al paraíso,
regocijo y risa.


Desde mi atalaya
 fascinado , poseído

El espíritu del niño
toma vida y arrancándole

su cartera de trapo del regazo
la tira hacia sus fauces

 de la eterna corriente.
¡Qué premio por tanto amor¡

Qué ofrenda....



                                                             José Luis Rodríguez Garcia
_______________________________________________________________________
________________________________________________________________________

30




TRASLUZ   ERRANTE
 
Yermo y despoblado queda mi mundo.
Clamores impasibles.
Alboroto del alma a la garganta ahoga.              
Garganta herida de sollozos de
agravios excluyentes.

   Yermo y despoblado queda mi mundo.
De gala visto mi sonrisa
y de entusiasmo mis ojos.
Ojos que atienden lo mortal.
Oídos que captan la palabra
Como las polillas la luz.

   Yermo y despoblado queda mi mundo.
En breve se trueca tal esfuerzo.
Se muda el entusiasmo en
soledad e indiferencia.


   Yermo y despoblado queda mi mundo.
No hay animo,
No hay escucha
No hay atención
Si indiferencia, distancia.. hielo.

  Yermo y despoblado queda mi mundo.
Clamores y súplicas desgarradas
que quebrantan mi garganta ,
ahínco, amor, pasión, curiosidad..
No hay respuesta.. No.
Mi cuerpo, dañado por la carga de los años,
 asaltado por un juicio sospechoso,
sacudido contra peñascos y abrojos
lucidez,  talento, agudeza y  claridad

  Yermo y despoblado queda mi mundo.
Henchido, preñado, colmado de amor
 y salud el corazón conservo.
Pequeños soplos de tiempo, arrinconado
me sitúan en el borde del asiento
y precipicio de la vida.
Ya no hilvanan mis palabras tejidos
cobijo de nadie.
 Yermo y despoblado queda mi mundo.
Atiende a mi sombra indiferente
y dañino abandono.
Contemplan mis proclamas, ramajes,
hojarasca, insectos y hálitos de aire,
arcos iris, trinos, bullicios de infantes.
Cómplices de mis porfías, de mis historias.

                                                  


                                                           José Luis Rodríguez García     
  
( Una reflexión para querer, atender y respetar a nuestros mayores   )





 ******___________________*****
                            ______________________________________                                                         

31

LÁGRIMAS DE ALGODÓN


Templo henchido de sonrisa,
Impulso cálido, nubes de inocencia,
Soplos de ventura y gozo,
 de flores  nuestros pies apuntalados.
arrullos y mimos cálidos,
 de ángeles su amparo reclama,
de su familia cantinelas

Templo por gigantes abrigado.
Fuente de  linaje 
Gozosa techumbre
 sobre cinco pilares reposa.
vigorosas y recias paredes.
Cómplices de dicha y júbilo

Templo  por cálidos vientos visitado,
de felicidad y seguridad creador.
Protegido  fortín por sonrisas, sueños,
 amor y juegos.


                                              
Templo sacudido por el tiempo.
Templo a merced de la vida.
Templo erguido y orgulloso.

Templo aquejado de vientos extraños.
Doliente cubierta,
Debilidad de apoyo.
Dolor emboscado.



Templo embestido,
alevoso engaño de la vida.
Ocultamente rehúyes defensas,
Sorteas trincheras y broqueles ,
Inerte queda el alma y vacía de sonrisa.
 Maldito y abrasador dolor.




Templo burlado.
La oscuridad disfrazada de  fulgor.
Maldad  disfraza piedad.
  Dicha enmascara  Amargura
 amor al odio
La salud a la enfermedad.

           
Templo abatido por un rayo
Quebrados dos pilares.
Fulgor maldito que aquejas la esencia de la vida
¡Qué miserable designio!
Muestras un camino nuevo
Incertidumbre, dolor, resignación y fortaleza.

Templo aquejado y dolorido.
De sonrisa mudada.
Lagrimas frías y escondidas.
Amor emergente y renovado
Besos rellenos  de estrellas.
Abrazos de esperanza  y fe.



      Para mis dos hermanas Mari y Marga, con todo mi amor.
José Luis RODRIGUEZ GARCIA




********______________________********
_____________________________________________________________________



32

MEMORIA DE NECTAR.


Olimpo de las conciencias,
a tus áscares  violentas,
hambriento de lucidas mentes.
Plagas de sombra y  luz,
de principio y fin,
 de Inexplicables propósitos .


Huestes de oscuros rostros
al reclamo de los años
 intelecto desahucian,
ahuyentan el pasado,
emborronan el presente,
coronan  lucidas mentes
de cándida infancia.


Ladrones  en la sombra
irrumpen en los sueños;
trágica danza en melodía
  y desfrute cara a cara
con jirones del tiempo.

Mudan su oscuro rostro
disfrazados acuden
engañando a los sueños
agotan clarividencia
inclemente, despeña realidad,
esencia de vida,
vitalidad  y fortaleza

Opulento botín,
 Valioso saqueo,
dispendio de  vida
Tiempo exigente;
despiadado.

Nuevo despertar.
 En  madrugada
 maúllan los techos.
Lienzos clamando.
Sonidos que paren
 Catástrofes.
Imágenes engendran
fantásticos relatos.
Oratoria huérfana de letra.
Hambriento  olvido
devorador del discurso.
Recuerdos
 de lozanía armónicos,
presente en tinieblas.



                          Dedicado a las personas mayores
que padecen perdida de memoria

José Luis RODRIGUEZ GARCIA



------------------------------------------------
--------------------------------------------------
33

50 AÑOS



Desnudo queda mi mundo.
Enfurecido golpe.
A trote, 18 años de siega.
Decorada fuente de lágrimas.
Incertidumbre.
Destino incierto.
Mi cuerpo se despereza.
 Anónimo día de sudor avenido.
 Semana errante.
Anónimo mes.
Ánimo en las piernas pongo.
Alegre camino.
En alerta sentidos.
Espectáculo.


Desnudo queda mi mundo.
Cuna de encanto.
 Valle donde al poeta se le quiebra su pluma,
Exquisitos versos de rutilante nostalgia. 
Embriagantes lágrimas de tinta.
Pergamino de Dios  hijo.
Renglones rebosantes
de encrucijadas infantiles,
de juveniles amores,
alimentos de verdor,
extasis  y hechizo de los sentidos.

Desnudo queda mi mundo.
¿Qué leal salvoconducto despierta la pasión de los sentidos? 
¿Qué Iracunda brisa, henchida de delicadeza, el alma cautiva?
¿Qué abrasante carga toca con tino vehemente
ese secreto quicio de los sentidos
donde tiembla como un volcán lo mas sencillo
y lo más bello de la adolescencia?

Desnudo queda mi mundo.
Por un segundo se quiebra  mi ensueño:
Relata el cuerpo la crónica de los innumerables
años  consumidos de la vida.
Mi cuerpo sigue impregnado,
bañado, sumergido en olor a sauco y helecho
a hierba seca y grichandanas,
a oregano,
a genciana,
a sauco.
a manzanilla y musgo.
Palacio de los olores.
Voluptuoso palacio.
Impulsadora fragancia
que hace respirar un aire
suave y reparador.
  Olores robustos que sonar hacen
las cuerdas del corazón.

Desnudo queda mi  mundo.
Mermado   queda el camino.
Celoso y exigente el
oído se muestra.
Acaudalado el olfato.
Repiqueteo de guadaña.
Arte de cabruñar el dalle.
 De segadores bella orquesta.
Segadores asturianos.
Dibujan el Valle con acordes.
Ecos asturianos.
Al compas, guadaña y voz.
Trinos de segador.
Alimento para jilgueros:
Verbo, sudor y fuerza,
Astures de la siega,
 trinan cantos de la tierra
a cada golpe de marayo.

Desnudo queda mi mundo.
hambrienta la vista.
Recreo de sensaciones:
Ancianos glaciares.
Gigantes cumbres
de acebos y prados
aluviones de verde piel,
 fecunda, exuberante.
nieve, agua, ríos.
 Sangre negra
de candil y casco,
grisú y vagonetas,
de barreno , pólvora y hacho.


Desnudo queda mi mundo.
Grita el interior:
Trote de fantasía y sueño.
Cuerpo por su adolescencia poseído.
  Hierba fecunda
Hierba seca.
Hierba verde.
Hierba y sangre
Hierba y aire

Desnudo queda mi mundo.
Gotas de sonrisa y miel.
Polvo de negrura y brillo,
brega de sustento y brío.
Alma de calor y frio.
Descanso y sueño,
 todos los sentidos en activo:
Minutos estériles de tiempo,
Horas de suspiros moribundos,
días atestados por pasiones de silencio.
Parálisis del mundo.
Quietud eterna.
Locura.
Feliz locura.

Desnudo queda mi mundo.
Diestras manos,
agiles pinceles,
caminos pones bajos mis pies
Pétreos meandros,
de arcadas infinitas,
pilastras de papel,
en pico de golondrinas
y vencejos sostenidas.


Desnudo queda mi mundo
Del  camino su fin.
Reclaman mis pasos
angosto camino
sus diarios saludos.
 Enjoyada trocha:
 barro, nieve y agua.
Verdoso abismo,
sus descalzos pies
en leal amigo sumergidos
 su mano me ofrece.

Desnudo queda mi mundo
No hay saludo.
Pasos que se funden con la tierra.
Atronadores silencios.
Quejidos de explotaciones mineras.
Agonizadas.
Vomitando pena y soledad,
silencio y miseria.
Difunta senda.
Libertad a los ojos doy,
gigantesco verdor,
Voraz espesura
recordado entorno engulle
la huya del sustento,
remota belleza.

Desnudo queda mi mundo.
Desconocido entorno
 Oxidada llave
Moribunda cerradura,
pórtico centinela de ilusión,
de fantasía,
de abrazos de gigantes,
de eternas sonrisa,
 riqueza,
 amor.
Desnudo queda mi mundo.
Solícito adulto
de ternura y mimo,
fruto de resignado cautivo
Inunda un alma nueva.
 Quebrantos, fatigas de 50 años.
La eternidad en un minuto.
Alma vieja de inocencia hambrienta.
Prudentes sentidos
Seducidos por historias de gamusinos

Desnudo queda mi mundo.
adulto y adolescente
cuerpo y alma.
Fantasía y cordura
Razón y Locura
Un mismo corazón.
Desnudo queda mi mundo.
Conjura de sensaciones
Próxima habita la escombrera
El valle era su dueño.
Dueño de su agotamiento.
Piedras silenciosas
húmedas y mudas.
Fertilizantes de rastrojos,
blanquecino y enfermizo semblante.

Desnudo queda mi mundo.
Hombre y niño.
Aclamados
por  moribunda montaña
de estériles escombros,
en otro tiempo
  hermanos  de
engreído mineral.
Disponemos nuestros pasos
Hacia nuestro puesto de trabajo.
El lavadero de hullas del Coto Cortés.

Desnudo queda mi mundo.
Satisfacción vital
Camino embrujado
Todo cobraba vida
Roca, musgo, barro, lluvia
Prados, sebes, hierba.
Todo ellos
 sentidos de un mismo ser.
Piedras donde las sangre
enrojece sus lagrimas de agua,
musgo, custodio de  recuerdos,
Barro y lluvia, animados conversantes,
Sonrisas verdes:
Pastos, cercados y forraje.
Gloriosa armonía.

Desnudo queda mi mundo.
 A medio camino mis pasos,
  a la vista de la mina el tajo,
de cuatro brazos, dos sepultados,
en el empuje del trabajo,
Martínez Velasco.
Compañero del alma,
Fallecido tan temprano.
Muerte,
Temprana muerte.
 Pudimos someter  la  montaña
y cambiar la sombra del sol.
  brújula del esfuerzo y arrojo,
adiestrar  hielo, nieve y lluvia,
carbón, escombro y polvo
Vaciar hambrientas tolvas,
asechanzas traicioneras,
de seducción, fatiga y trance.

Desnudo queda mi mundo
¡Cómo no invocar  el
Verbo y el dolor de
“Miguel Hernández”! :
“Un manotazo duro,
un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado”
antes de recorrer,
de la vida, diecinueve, peldaños.

 Desnudo queda mi mundo.
Querido primo.
Recordado primo
Entre los restos de nuestro esfuerzo
Indagará la estela
de anheladas esperanzas,
de encendidas ilusiones,
de nuestros sueños;
inmortales tatuajes
que sólo la adolescencia
puede perpetuar.
Indagare las huella
de nuestras vivencias,
de nuestras batallas.
Maldeciré ese hálito siniestro,
Madrugando a la vida,
anticipando la muerte.
Celoso verdugo.

Desnudo queda mi mundo
Solitario camino;
acompañado del arrullo

de perpetuas y cristalinas aguas
Visito tu sepultura
Todo es silencia
¡Espacio inmenso!
Palabras del corazón que se desvanecen
antes de evidenciar su sentimiento.
Torpes, oído indefensos,
ante la comprensión de la muerte,
Golpeo mi mente con un sin fin de palabras
Discurso pleno de sentimiento
de verbo y sonido desheredado,
Esperando respuesta.
Atronador silencio,
a la locura abocándome en mi insistencia.

Desnudo queda mi mundo
Sigo el camino
Puente perpetuo, inmortal
Antaño sus aguas
Teñidas de negruzco carbón.
La alegría se muda en tristeza.
Mis pies pisan un dolorido material.
Mi montaña mil veces esquilmada,
Saqueada, escudriñada,
Despojada de toda huella de carbón.
Permanece enferma y yaciente
Desparramadas e inerte
con infinidades pústulas de maleza.

Desnudo queda mi mundo
Mis pies buscan su huellas.
Esa puerta donde mi llave es ineficaz
Cargado de energía planto mis pies
 en ese espacio irreconocible.
Como veleta del tiempo
Anhelo que el viento me oriente.
Todo es extraño.
Todo es frio
Estéril.
La luz pesada,
el carbón blanquecino,
sus desvencijadas edificaciones
de un avergonzado ladrillo.
No lo reconozco
Siembra de chatarra
Cadáveres de metal
Abandono
Soledad
50 años


                                                                                                    Volver la vista a tras después de 50 años puede resultar muy penoso
                                                                         A la memoria de mi primo Pepe Martínez Velasco


                                                        José Luis RODRIGUEZ GARCIA 

-------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------
34

VITAL EQUILIBRIO



Rebosante conciencia.
Liviano e imprudente  criterio.
Insolente y atolondrado.
Porfía frente a Hermano

Querella, censura y critica
 todas las letras de reproche.
Criterio por los años mitigado.
Solitaria silaba arrogancia disminuye.

Despeñada la razón,
 demasiados almanaques,
letras, sílabas y palabras,
a petulante dan prudencia.


Manantial de madurez
 pugna de veredicto
andamio de la razón
sentido le dan la frase.

Letra, silaba, palabra y frase
Nunca la razón brota
 del manantial  del desatino
 y ausencia de merced del semejante.

                                                 Nunca sabremos la verdad hasta que no nos ponemos en         
                                Los zapatos de nuestros semejantes

                                                                                   José Luis RODRIGUEZ GARCIA.